9 pozas naturales y zonas de baño en España

Llega el verano y comienzan las búsquedas de las mejores zonas de baño. España es mucho más que sol y playa, y, por todo el país, encontramos lugares increíbles para bañarse en la naturaleza.

Aquí te traemos una selección de nuestras piscinas, pozas naturales o cascadas preferidas en las que disfrutar de un buen chapuzón veraniego… junto con una pequeña sorpresa al final.

¿Nos acompañas? 😊

1. Salto del Bierge y Fuente la Tamara (Huesca)

La Sierra de Guara no se puede entender sin el agua. Este parque natural es un verdadero paraíso de cañones imposibles, pozas naturales y cascadas bellísimas. Por todo ello, es una de las Mecas para los practicantes del barranquismo.

Una ruta perfecta para los días de verano es la que va desde el Salto del Bierge hasta la Fuente la Tamara. Esta caminata la podemos hacer de dos formas diferentes:

  • Por el sendero que discurre por la montaña
  • Por el cauce del río Alcanadre

Nosotros te recomendamos hacerla por el río, ya que se vuelve muy disfrutona: El calor no se hará tan pesado e irás disfrutando de chapuzones en pocitas o en verdaderas piscinas naturales que se van formando a los márgenes del río. También puedes buscar saltos desde los que zambullirte al agua desde varios metros.

Sea como sea, llegarás a la Fuente de la Tamara, un lugar con aguas turquesas en las que relajarse a la sombrita de los árboles de ribera y disfrutar de sus aguas cristalinas.

A partir de ahí, río arriba, empieza una zona de cañones llamada los Estrechos de la Tamara, donde es frecuente ver a barranquistas bajar. Te aconsejamos adentrarte un poco y maravillarte con las formas esculpidas por el agua. Aunque el agua helada no tardará en hacerte dar media vuelta.

zonas de baño en España, Fuente la Tamara

Ruta por el Río Alcanadre

Para todo este recorrido es muy aconsejable que lleves unos buenos escarpines. También puedes llevar unas zapatillas que no te importe que se mojen. Tampoco es mala idea llevar una bolsa estanca para que no se nos mojen las pertenencias.

2. Salto del Usero (Murcia)

pozas naturales en España, salto del usero

Bóveda y cascada del Salto del Usero

En Murcia el calor pega bien fuerte, por lo que los lugares para disfrutar de un buen baño cotizan. Cotizan mucho. Pero si además lo juntamos con un espacio natural increíble, la mezcla se convierte en un sitio de visita obligada.

Esto sucede cerca del pueblo de Bullas, donde el río Mulas ha erosionado las rocas del lugar, esculpiendo una bóveda sobre el propio río. El agua entra en la bóveda a través de una cascada, formando una poza natural de varios metros de profundidad. Podríamos decir que estamos ante una piscina natural cubierta.

Al tratarse de uno de los parajes más bellos de Murcia y con gran valor natural, el acceso está limitado durante el verano. Para poder acceder, hay que reservar con antelación, aquí os dejamos el enlace para hacerlo.

Aunque no sea el mejor momento para bañarse, una oportunidad increíble para visitarlo es en la noche de San Juan. Durante esta noche mágica se recrea la trágica historia de amor entre una princesa mora y un príncipe cristiano, que acaba con la amada sumergiéndose en las aguas.

3. Chorreras del Cabriel (Cuenca)

Aun recuerdo la primera vez que fuimos allí y pensar… ¿cómo puede ser este lugar tan poco conocido? La cosa ha cambiado y actualmente incluso ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Un reconocimiento más que justificado.

Las Chorreras son una parte del río Cabriel formado por cascadas, pozas y pequeñas cuevas. Un entorno de gran valor paisajístico que te impresionará tanto por las formaciones, como por el contraste del azul turquesa del agua y el rojizo de las rocas.

Para los que solo queráis ir a pasar un día tranquilo, existe un aparcamiento desde el cual puedes acceder directamente al río. Conforme vayas subiendo, irás encontrando más pozas naturales en las bañarnos. Estas pocillas serán de diferentes tamaños y según el día que vayamos habrá más o menos gente.

Sin embargo, para los más andarines existen varios senderos. Uno de los más interesantes es el que parte desde la Playeta, junto al pueblo de Enguídanos, y conduce hasta un mirador desde el que divisar las Chorreras desde arriba.

Al igual que antes, os recomendamos llevaros calzado de agua como unos escarpines o sandalias que se ajusten al tobillo, ya que puede ser incomodo andar por las rocas. Si vamos a aventurarnos un poco subiendo (o bajando) puede ser interesante llevar una bolsa estanca para que no se nos mojen las cosas.

¿Quieres descubrir como ahorramos las comisiones durante nuestros viajes?

No te pierdas nuestra súper guía de la Tarjeta N26

piscinas naturales en España, Chorreras del Cabriel Cuenca

Pozas naturales del río Cabriel

4. Calderas del río Cambrones (Segovia)

La parte segoviana de la Sierra de Guadarrama tiene escondidos varios lugares donde disfrutar de un buen chapuzón estival. Uno de los menos conocidos se encuentra en el Real Sitio de San Ildefonso.

Para llegar hasta ellas hay que hacer una pequeña caminata. ¡Pero no preocuparse! Es muy sencilla y agradable ya que discurre por un bosque que nos hará estar todo el rato a la sombra.

Durante este recorrido irás remontando el río Cambrones donde encontraremos diferentes remansos para bañarnos. Pero, lo mejor es esperarse hasta las calderas.

Las Calderas se tratan de pozas o piscinas naturales. Primero encontraremos tres más pequeñitas, con los originales nombres de Caldera Primera, Segunda y Tercera. Sin embargo, las “buenas” son las últimas, las Calderas del Guindo, de Enmedio y la Negra.

Estas tres ultimas son perfectas para darse un buen baño, bucear e incluso trepar a las rocas aledañas para saltar al agua con alguna acrobacia. Siempre con cuidado.

Eso sí, os avisamos de que el agua está… fresquita… 😊

pozas naturales en España, Calderas del Cambrones

Caldera Negra

5. Pedrosa de Tobalina (Burgos)

La comarca de las Merindades al norte de Burgos, es una zona para perderse y encontrar verdaderas maravillas. Algunas de ellas pueden ser la villa Medieval de Frías, el Ojo Guareña o sus impresionantes cascadas.

Una de estas se encuentra en el pueblecito de Pedrosa de Tobalina, con un acceso muy sencillo y rápido. Gracias a sus más de 12 metros de altura forma al caer una piscina natural bastante grande donde disfrutar de un buen baño veraniego.

Es común ver a muchos chavales, y no tan chavales, saltar desde la parte superior de la cascada. Sin embargo, merece la pena hacerlo con cuidado, pues ya ha habido varios accidentes de gravedad.

Otro buen momento para visitarla es en la época del deshielo. El río baja con gran fuerza, provocando que la cascada llegue a medir unos 100 metros de largo.

¡Un verdadero espectáculo!

zona de baño piscina natural en Burgos

Cascada de Pedrosa de Tobalina (David Perez)

6. Cascada de A Seimeira (Asturias)

Asturias es un paraíso natural y como no podía ser menos, también tiene pozas en medio de la naturaleza. La parte occidental, junto a Galicia, abundan estas pocitas formadas por cascadas de cuento.

Cerca del precioso pueblo de Santa Eulalia de Oscos, que ya de por sí merece una visita, se encuentra la Cascada de Seimeira.

Para llegar allí tenemos que andar unos pocos kilómetros, por una ruta perfectamente señalizada y apta para todos los público. La senda es una auténtica maravilla en sí misma: rocas adornadas con musgos, árboles de formas imposibles y un verdor sin igual serán tus acompañantes.

Tras este mágico paseo llegamos a la cascada de Seimeira, dividida en dos tramos. El primer primero, de mucha menor altura, acaba formando una pequeña poza donde darse un chapuzón en plena naturaleza.

Sin embargo, el verdadero regalo es la segunda parte. La subida es algo más complicada, principalmente por ser más resbaladizo, y puede darte algún susto. Pero al llegar a la base las vistas son simplemente espectaculares.

El agua cae desde los 30 metros de altura y con acercarse un poco, acabarás completamente empapado. Pero si decides meterte bajo el chorro, la experiencia será inolvidable.

zona de baño en Asturias

Segundo tramo de la Cascada (Guía de Asturias)

7. Charco del Infierno y Baños de la Hedionda (Málaga)

Málaga es conocido principalmente por sus playas de la Costa del Sol, por sus espetos o por su maravillosa feria. Sin embargo, a mucha gente le sorprende saber que es la segunda provincia más montañosa de España, solo superada por Asturias.

Agua y montaña nos traen pozas naturales, una forma diferente de soportar el calor malagueño.

Entre los pueblos de Manilva y Casares, encontramos una de estas pozas con mucha historia. Se trata de los Baños de la Hedionda, llamados así por tratarse de aguas sulfurosas con supuestas propiedades curativas y con un “agradable” olor a huevo podrido.

En el lugar encontramos unas termas de origen romano. Cuenta la leyenda que éstas las mandó construir el propio Julio Cesar al ver como se curaban de sarna sus soldados después de bañarse en estas aguas.

Si estamos dispuestos a andar un poquito más por la garganta llegaremos a la Charca del Diablo. Una piscina natural más grande que las pocitas cerca de los Baños de la Hedionda y sin su característico olor. Aquí podremos sumergirnos en sus aguas y disfrutar de una buena tarde de verano.

Entre medias tenemos la Charca de la Paloma. Sin embargo, suele tener algas en sus aguas, por lo que el baño no resulta tan apetecible 😊.

pozas naturales en Malaga, Baños de la Hedionda y Charco del Diablo

Charco del Diablo

8. Garganta de los Caballeros (Ávila)

La Sierra de Gredos es otro de esos lugares donde es casi imposible no toparse con buenas pozas donde refrescarse en verano.

Desde la Laguna de los Caballeros, en alta montaña, nace la garganta del mismo nombre. Durante todo su curso, hasta morir en el Tormes, puedes encontrar cristalinas pozas naturales y pequeñas playas fluviales.

Junto a los pueblos de Tormellas y Navalonguilla están las más profundas, convirtiéndose en verdaderas piscinas naturales. Además, el acceso es muy sencillo, pudiendo aparcar el coche prácticamente en la ribera del río.

Sin embargo, esto también hace que puedan estar algo más concurridas.

Cuanto más vayas subiendo, irá disminuyendo la cantidad de gente y podrás llegar a estar prácticamente solos. Merece la pena invertir 10-20 minutos en andar río arriba para disfrutar de la tranquilidad de la naturaleza.

Además, las márgenes de los ríos están repletas de arboles que nos darán buena sombra, tanto para comer, como para una siestecita veraniega. Una de las mejores siestas que recordamos es precisamente allí, gracias a la hamaca portable que nos llevamos a todos lados 😊.

pozas naturales en España, Garganta de los Caballeros

Piscinas naturales en Garganta de los Caballeros

9. Faro del Caballo (Cantabria)

Para terminar, queremos hacerlo con un lugar un poco diferente al resto.

En la villa marinera de Santoña, famosa por sus ricas anchoas, encontramos el Monte Buciero. Este monte acaba en unos acantilados de vértigo y, aunque ya en desuso, el Faro del Caballo guardaba que nadie chocara con ellos.

Para llegar al Faro hay que hacerlo a través de una senda que parte desde el mismo pueblo. Y aunque no es ni dura ni larga, sus 700 escalones de bajada (y después de subida) obligarán a más de una a tomárselo con calma.

Una vez allí, si te quieres bañar, tienes que saltar desde los acantilados. Para ello, existen tres plataformas naturales para todos los gustos.

El primero a 3 metros de altura, es un pequeño chute de adrenalina. Nada comparado a los 6 metros del segundo o a los 12 metros del tercero, reservado solo a los más valientes.

zonas de baño en España, Faro del Caballo

Acantilados desde el Faro del Caballo

Aunque se puede saltar de forma segura, pues la profundidad del agua es suficiente, siempre se aconseja hacerlo con precaución.

También hay que tener cuidado cuando la mar este brava, pues, para salir del agua, hay que hacerlo con ayuda de una soga y, con mar vuelta, se nos puede complicar un poco. Por esta razón, nos ayudará llevarnos unos buenos escarpines.

Esperemos que te hayan gustado algunos de nuestros zonas de baño favoritas en España. Si tienes ganas de seguir descubriendo algunos de nuestros destinos favoritos, te recomendamos que eches un ojo a:

¡Tampoco te pierdas nuestros consejos de viajes, donde te hablamos de apps muy interesantes o formas de ahorrar dinero viajando! Y quizás quieras descubrir lo qué llevamos en nuestras mochilas de viajes!

5 Comentarios. Dejar nuevo

  • Me encanta el artículo, pero echo de menos toda la zona del norte de la provincia de Cáceres, los valles del Jerte y la Vera, con una gran cantidad de pozas y piscinas naturales que nada tienen que envidiar a las que has propuesto. Os recomiendo, por ejemplo la Garganta de los Infiernos.

    Responder
    • The Wild Guanaco
      15 junio 2020 09:59

      Buenos días, Mariluz. Nos alegra mucho que te guste el artículo. Tienes toda la razón en que la Garganta de los Infiernos es un sitio increíble, con pozas espectaculares ¡A nosotros nos encantan! Sin embargo, hemos querido poner algunos sitios un poco más desconocidos. Muchas gracias por tu aportación 😊😊

      Responder
  • Muchas gracias. Excelentes lugares para visitar.
    Esta es una web estupenda para mantener la ilusión por viajar y mantenernos vivos y desconfinados.
    Muchas gracias
    Rosa

    Responder
  • Hola,
    En Cabo de Gata, Almería, hay unas zonas para saltar y luego bucear q no tienen desperdicio; eso sí hay que ir fuera de temporada ( o madrugar mucho!). “Cala en medio” por ejemplo o “playa de los Escuyos”..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

¡Hola, Guanaquer!

¿Quieres enterarte de las últimas novedades del blog?

¡Suscríbete a nuestra lista de guanaquers!